Soñando en vertical!!!

Por fin tocaba el ámbito “La Maquina”, mis heroicos lectores, con ello doy contenido al tercer apartado con que he estructurado este blog. Es el primero de los tres (Máquina, Hombre, Momento), pero el último en tratar, bien por ser el aspecto tecnológico lo que más me interesa del mundo militar, bien por mi tendencia natural a dejar lo mejor para disfrutarlo al final, relajadamente.

Porqué el BAE. Harrier??? – se preguntarán. Bueno es una pregunta fácil de responder, pero compleja de evaluar. No quiero polémicas, puesto que supongo se preguntarán por el motivo que me ha llevado a no elegir a su versión actualizada, ese artefacto denominado F-35 Lightning II (que en mi opinión es muuucho mejor aeronave de lo que los críticos se empeñan en hacernos creer, y que a buen seguro trataré con más detalle en un próximo post). La verdadera razón para elegirlo, es simple. Después del Wright Flyer, creo que es de los pocos aviones que verdaderamente han revolucionado el mundo de la aviación, creando tendencia (Yak 38, Yak-141, Osprey, y otros), y materializando el concepto de despegue vertical, tantas veces soñado por los diseñadores aeronáuticos (y no digamos a los aficionados a cierto tipo de cine en el que es moneda común su uso).

Tengo que hacer una crítica a los americanos (que no son precisamente tontos), y es que estos, viendo que se trataba de una aeronave excepcional, se empeñaron en quitarles el desarrollo a los británicos, y hasta que McDonell Douglas no se hizo con la licencia de fabricación de este fantástico y versatil aparato, no pararon (la excusa: costes de desarrollo). Llegando al punto de apropiarse de su desarrollo y evolución, diluyendo la paternidad de la idea desde manos británicas a las suyas, sucias y polvorosas. Muy listos, si señores, pero que muy listos.

Feo???… Cooomoo??? a mi particularmente me parece un avión precioso. Lo he visto volar muchas veces, soportando encantado el sonido atronador de sus motores. Las fotos muchas veces no hacen justicia a la belleza de este reactor de ataque a tierra, y sinceramente, me parece uno de los diseños más elegantes del mundo aeronáutico. Con toda franqueza, me parece uno de los diseños más elegantes del mundo aeronáutico. Sus alas en delta, su bien resuelto tren de aterrizaje, la limpieza de sus lineas, su transición del vuelo vertical al vuelo horizontal sostenido… una verdadera danza sincrónica. Mi verdadera admiración a los ingenieros que desarrollaron su planta motriz: El turbofán de empuje vectorial Rolls-Royce Pegasus (originalmente Bristol Siddeley), una verdad maravilla por su simplicidad de concepto y precisión de funcionamiento… sorprendente.

Datos acerca del Harrier. Infinidad de webs, desmenuzan su historia y sus características. Les animo a profundizar en ello. Pero como como adelanto os dejo este vídeo que espero y os haga amar este aparato tanto como a mi.

Para el ejército español sigue siendo uno de sus activos más importantes, pero evidentemente el tiempo no pasa en valde (voló por primera vez en diciembre de 1967) y más en un mundo tan competitivo como el de la aviación. Nuevos materiales, nuevos motores, nuevos sistemas electrónicos, nuevos requerimientos operativos, nueva aviónica, nuevos paradigmas de integración con otros sistemas de armamento, la obsolescencia, el mundo Stealth y, por supuesto, los intereses económicos, hacen que se haga necesario un reemplazo. Pero el querido Harrier está y siempre estará en nuestro corazón.

Un saludo, Damas y Caballeros.

P.d.: Mi profundo respeto a los pilotos argentinos que lucharon y sufrieron el azote de sus armas, durante el conflicto de Las Malvinas.

😮

La otra «Hedy Lamarr»!!!

Este es el primer artículo de la sección “El Hombre”, y curiosamente está dedicado a una mujer, ¿menuda paradoja, no creen? (es uno de los motivos por el que os dije en mi primer artículo que soy un comentarista militar “diferente”), mis nuevos lectores.

El mundo militar tradicionalmente ha estado asociado al hombre, al varón, al «macho alfa«. Vivimos en un mundo cambiante; la mujer está, afortunadamente, encajando y ocupando su sitio, cada vez más y mejor en la sociedad en general. Y el ejército es uno de los ámbitos involucrados.
Pero no nos engañemos, históricamente la mujer ha tenido un papel secundario, y la literatura apenas si les ha dado protagonismo, en todo caso provocando guerras, más que involucrándose en ellas (Olimpia, Helena de troya, Cleopatra, Isabel I, María de Medici, Reina Victoria). Vengo a demostraros nuestro error.

En esta ocasión os traigo un vídeo encontrado por casualidad en uno de esos momentos de ocio y zapeo digital, en el que se habla de la bellísima Hedy Lamarr. No os voy a aburrir con su biografía, para ello os recomiendo el excelente artículo de “Mujeres con ciencia”.
Precisamente, por su increible y rotunda belleza, nadie le hizo caso en el Estados Unidos de la Segunda Guerra Mundial. Todos pensaron en su época (y muchos siguen pensándolo ahora) que belleza y cerebro eran incompatibles, y la relegaron al papel tradicional de bello florero.
Aparte de haber estado casada con uno de los mayores proveedores de armamento Nazi,  quién hubiese dicho que tras huir de él, y conocer a Louis B. Mayer, además de su espectacular carrera cinematográfica, desarrolló en su tiempo libre entre otras cosas, patentes para el diseño de torpedos guiados por control remoto, sistemas de comunicaciones de índole militar e incluso el precursor de los sistemas GPS. Despreciada en su época, sus inventos pasaron por la historia sin pena ni gloria… lo que amargó parte del final de su vida.

Pasen y vean este vídeo. Estúdienlo:

Espero que este vídeo les haya gustado y hayan aprendido a ver que siempre hay algo más detrás de la mirada de una bella mujer. El Ejercito debería estar permanentemente agradecido a sus contribuciones, sobre todo los sistemas de guiado de misiles, y los sistemas de comunicaciones basados en él.

Hay una frase que a pesar de su aparente humor está en la mayoría de los casos cargada de razón.

Detrás de una mujer inteligente siempre hay un «hombre sorprendido»!!! 😉

Una mujer única, con una vida cargada de historias, complejidad y anécdotas, muchas de ellas amargas, cómo habrán comprobado en el vídeo. No dejéis de ver las secuencias del minuto 28 (aviones en ala delta), el minuto 32 (torpedo radiocontrolado), y por supuesto, la cómica llamada telefónica a su hijo en el minuto 1h:17m (ceremonia de entrega del premio MilStar).

Un saludo, Damas y Caballeros.

P.d.: Hay otra frase conocida frase… – Detras de un gran hombre, siempre hay una «gran mujer»!!!

😉