El blog de Gunner!!!

Confesiones/crónicas de un internauta asombrado.

24. diciembre 2012 07:17
by Gunner
0 Comentarios

Navidad 2012!!!

24. diciembre 2012 07:17 by Gunner | 0 Comentarios

Los codos sobre la mesa, sujetando la cabeza con ambas manos, apoyando las palmas en la frente justo por encima de las cejas, cierro los ojos y aprieto ligeramente los dientes, Jazz en el equipo de música y el corazón latiendo con fuerza. No se por qué, pero hablar de sentimientos siempre me cuesta, y en mi tradicional mensaje navideño de este año quiero hablarles de eso precisamente, de lo que he sentido, de lo que me habéis hecho sentir y de que he querido haceros sentir, mis entrañables lectores.

¿Como resumir un año en 500 palabras? imposible, pero como dicen los toreros: Va por ustedes!!!

     

Mirar atrás en el tiempo, te enseña a comprender que la vida es tiempo porque el tiempo es vida, y por ella he transitado durante toda una eternidad de 365 días.

Hace poco alguien me preguntó que nota le daría a este año, le di un Siete, pero meditando acerca de ello - no se si les pasa a ustedes también, pero tiendo a olvidar lo malo y recordar solo lo bueno - no me queda más remedio que subirle la nota al Nueve (y no 10 por eso de dejar algo para la perfección). Si de todos los años de mi existencia tuviese que elegir uno, por su densidad, por su calidad y por su diversidad, sin duda seria este que está a punto de concluir.

Durante este año he descubierto a personas que, por azar, han aparecido de la nada, y que han llenado mi vida con su presencia, sus sorprendentes puntos de vista, y sus emociones. A veces los he mirado con la curiosidad de un observador imparcial, pero que remedio... soy yo… no puedo evitar implicarme emocionalmente, me he alegrado de sus alegrías y me he compadecido sinceramente sus penas.

He amado la belleza con la intensidad y la entrega con la que solo yo se hacerlo, quienes me han tenido cerca lo saben. Me han llegado a llamar "corazón con patas", y que precisamente por ello lo proteja y no lo entregue con facilidad. No siempre sigo los consejos que me dan.

He aprendido que por encima de los bienes materiales, lo importante son las personas. Este año es en el que menos he dedicado a bienes materiales, y en el que más recursos he invertido en cultivar la amistad de las personas importantes en mi vida, sin medida y con plena seguridad de que la inversión merecía la pena.

He bailado dejándome llevar por la música que estimula los ritmos de nuestras emociones. Dicen que el Tango es una secta, en la que entras y no puedes abandonar. Puedo certificarlo. Me mordió como un escorpión muerde a su presa, extendiéndo su veneno por todo mi torrente sanguíneo y ha contaminado todo mi cuerpo.

He volado, poco es verdad, pero cuando lo he hecho he sentido lo que siente un Águila al contemplar desde la altura la inmensidad del mundo, la belleza de los paisajes y libertad de elegir el destino. Cuando los he acompañado por tierra, y en tierra, he dejado volar la imaginación, incluso a veces demasiado.

He tirado, notando como al concentrarme para disparar llegaba un momento en que era absolutamente consciente de mi cuerpo, de mi respiración, de cada latido de mi corazón y como, al liberar cada flecha, liberaba toda esa tensión y todos esos demonios que tenemos ocultos en nuestro interior.

He sufrido largamente, la enfermedad, la soledad, que tan mal llevo, e incluso la compañía de personas con las que no quieres estar. Han dejado cicatrices en mí, que me acompañarán el resto de mi vida, recordándome que soy humano y que el dolor es parte de la vida. Incluso he hecho sufrir. Si, a veces uno sin intención comete el error de creer proceder de manera correcta, sin darse cuenta que a veces los intereses de los demás van por otros caminos.

Y a pesar de mis despistes, o quizá por eso, no he olvidado, he sido incapaz, desoyendo (o precisamente por ello) a los que me han aconsejado lo contrario.  Es más, no he querido hacerlo, ¿por qué olvidar ciertas cosas? Forman parte de ti.

He trabajado, viajado, decidido, participado, llorado, fotografiado… - Me paso de las 500 palabras, acabo ya.

Pero sin duda lo más importante es que he regalado mi vida a los demás. Si, a aquellos con los que he tenido la fortuna de compartir este tiempo les he dado lo mejor de mi, o al menos lo he intentado, sin límite ni medida, con honradez, con sinceridad, a corazón abierto. Lo mejor de mi para los mejores.

Y la eternidad ha durado exactamente un año, pero en su esencia, es infinita, no concluye, continúa, se prolonga en el tiempo, y… un nuevo tiempo comienza ahora. ¿Qué nos hará sentir a partir de este momento? ¿Me acompañan a descubrirlo?

      

Un saludo Damas y Caballeros!!!.

P.d.: Amanece. Gracias por dejarme ver ese rayo verde que abre y cierra las puertas del día.
Smile

3. diciembre 2012 18:00
by Gunner
2 Comentarios

Relato: Desierto de Rojo y Azul!!!

3. diciembre 2012 18:00 by Gunner | 2 Comentarios

¿Saben que es un negro, verdad? Si, acertaron nuevamente mis intelectables lectores, un escritor por encargo. Cada vez aumenta más mi convencimiento de que estoy convirtiéndome en eso y no sé si me gusta o no. Vuelvo a trabajar por comida como ya saben (en este caso una sutil variante que se amolda al concepto de "pulpo como animal de compañía"). Es curioso cómo se gesta un relato, cómo un trivial apunte da lugar a una historia, y como lo que pretendía al escribir acaba bifurcándose en tres historias de amor encadenadas.

No los entretengo más, pasen y lean por favor.

     

Ella lo miraba trabajar, mientras él, de manera precisa, con dedos de cirujano operaba el dispositivo que había venido a reparar.

El, absorto en sus pensamientos, intentaba olvidar, solo pretendía olvidar. ¿El trabajo? pura rutina, una mera y compleja distracción para su atribulado pensamiento. Concentrado, con la dedicación con la que los antiguos artesanos se esmeraban en engarzar los engranajes de los viejos relojes, buscaba que el mecanismo de marcase los segundos, minutos y horas con la misma exactitud que la frontera entre el presente, el pasado y el futuro.

Lo miraba trabajar, y él, absorto, no se daba cuenta que la joven Dama, esbelta, de cabello rizado, labios silueteados de rojo carmín y finamente vestida, hacía algo más que esperar. Le miraba los dedos, lo miraba esperar el giro de las ruedas dentadas, lo miraba tomar referencias con el cronómetro de precisión francés de sólida caja metálica que llevaba siempre consigo, y esperaba que él le devolviese la mirada.

Él, activó el cronómetro de referencia y comenzó a esperar la sincronización de los mecanismos del dispositivo que acababa de ajustar. Mientras tanto, sin atreverse a molestar, observó en un cubilete sobre el escritorio de la Dama uno de esos lápices bicolores que siempre le habían atraído. Una mitad Roja y la otra mitad Azul, la punta azul aún afilada y la roja apenas sin gastar. Y se atrevió a preguntarle:

-    ¿Sabes cómo se llaman estos lápices? Siempre me han gustado pero nunca he sabido cuál era su denominación correcta.

Ella, sacándolo del cubilete pausadamente con sus delgadas manos blancas y con voz suavemente aguda, casi con la musicalidad del piar de un pajarillo, le respondió:

-    Yo siempre los he conocido como Lápices de carpintero.

-    Ah, vaya no lo sabía – E ingenuamente se volvió para seguir verificando las referencias del cronómetro.

Poco había durado su conversación, así que ella como distracción decidió tomar un papel en blanco y dibujar.

Las dunas en Rojo, un desierto de arena roja, azotado por un viento transparente imaginario, que arrastraba los granos de arena roja sobre el blanco lienzo de papel, desgastando lentamente la punta roja del lápiz de carpintero.

Hasta ese momento solo había usado el color rojo, y pensó: 

-    Voy a pintar ahora un beduino y su camello, en Azul.

Apoyó la punta azul sobre la roja arena del desierto y comenzó torpemente a trazar la silueta de un hombre que, luchando contra el viento, atravesaba las sinuosas dunas alejándose de un pasado de donde solo él quería escapar.

Pero algo largamente ansiado por fin se despertó en el lápiz de carpintero.

Siempre había estado en calma en su cubilete, inerte, inerme, impoluto, la mina roja, rojo pasión, había siempre observado desde la distancia a la mina azul, de un dulce azul bello e intenso. El rojo, como un color enamorado, siempre había querido tocar a la mina azul. Siempre cerca, casi rozándose, pero nunca lo había conseguido, y sin embargo ahora, al sentirla resbalar sobre el rojo de su arena, al notar su textura, al escuchar el sonido del roce de su azulada piel sobre el rojo calor de su superficie, al fundir sus pigmentos, supo que siempre habían estado destinados a encontrarse. Y aunque fuese en ese desierto azotado por el viento imaginario, comprendió que ya siempre la silueta del beduino azulado permanecería eternamente impresa sobre la roja arena de su roja sangre…

      

¿Qué?  Impresionados, ¿no? Así me he quedado al releerlo. He de añadir una cosa antes de despedirme de ustedes por esta ocasión. La historia sigue, les suceden más cosas a nuestros personajes y, como la vida, fluye el relato. ¿Alguno de ustedes tiene interés en saber cómo continua? Pregunten pues.

Un saludo, Damas y Caballeros!!!

P.d.: Disculpen la tardanza, lo tenía escrito desde días pero hasta ahora mismo, que por fin me he tenido un rato tranquilo, no he podido subirlo. Procuraré que no vuelva a ocurrir, gracias.

Cool